Partamos de la base de que un solo litro de aceite vegetal usado puede contaminar hasta mil litros de agua, lo que representa la cantidad de agua que toma una persona de promedio durante un año. Teniendo en cuenta este estremecedor dato, y que el principal motor de la isla es el turismo generado gracias a nuestras espectaculares playas y calas de aguas cristalinas, nos podemos hacer una idea de cuan importante resulta para Mallorca el contar con un férreo control de los procesos de reciclado de éste producto y conocer su trazabilidad en todo momento.

Reusa aporta su grano de arena a la sostenibilidad turística de Mallorca y su medio ambiente mediante la recogida, almacenamiento y tratamiento de aceites vegetales usados de cadenas hoteleras, empresas de restauración u otros entes de la isla que hacen uso de grandes cantidades de aceite vegetal en sus cocinas. No en vano, el aceite vegetal usado supone uno de los agentes más contaminantes a todos los niveles, ya que contamina el agua, la tierra e, incluso, el aire. Así pues, el objetivo es concienciar a los distintos actores (empresas productoras, hoteles y restaurantes) para que se impliquen en el proceso de correcta retirada del aceite usado en función de sus necesidades.

Un claro ejemplo de ello es Oli Caimari, productor local al que agradecemos la excelente gestión de todos los procesos de sus productos y su total implicación para que éstos cumplan un ciclo sostenible. Consideramos fundamental que los productores de aceite sean los primeros en comunicar a sus clientes cómo desechar correctamente el aceite vegetal una vez usado para generar un ciclo totalmente sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *